miércoles, 26 de diciembre de 2012

Remeber, Capítulo 3

Bueno... dejaré por un momento el de Love my little brother para traerles conti de éste >w<!!!
Tatan!!!! Aquí la conti de.... REMEMBER!!!! -se le habia olvidado el fic- jejeje espero lo disfruten >w<!


Daiki estaba desesperado, gritaba agarrando su cabeza, mientras una bomba de imágenes apoderaba su mente, sus ojos, sus recuerdos... Pero el recordar tanto de golpe podría afectarle más que el no recordar, que el haber sufrido esa gran caída... Si no se controlaba su mente podría “estallar”...


BY KEI
Con ayuda de las enfermeras, intentamos calmar a Ryosuke, pero no parecía entender...
-¡RYOSUKE! YA CALMATE POR FAVOR ¡!- Grite y lo abracé, pero él seguía moviéndose de un lado a otro, gritando desesperado... parecía que... le dolía...
-¡Señorito Ryosuke! ¡Por favor! ¡Cálmese!- una enfermera se acercó, mientras otra corría por un tranquilizante o un sedante
-¡RYOSUKE! –Lo tiré, giré su rostro a observarme, lo tome con fuerza y le vi cara a cara –CÁLMATE- sus ojos me observaron, estaba tan asustado, tan indefenso...
-Daiki~ - emitió ese nombre en un susurro –Me... llamo... Daiki~-
-Da... Daiki~- lo repetí mientras sentía cómo se desvanecía entre mis brazos, volvía a dormir, su rostro era tan pacífico mientras dormía... pero... ahora... derramaba lágrimas...
Una enfermera lo tomó por el brazo y le sintió el pulso, revisándolo de los ojos
-Descuida... ya está más tranquilo- suspiró y luego se alzó, buscando a la enfermera que había ido por el tranquilizante.
-Yo... no sé...- no sabía exactamente que hacer.
Las enfermeras llegaron con rapidez y me apartaron prácticamente a rastras de él. No me quería alejar, sentía que me necesitaba... Era la primera vez que tenía esta sensación y realmente me asustaba estar lejos de él. Esperé por un rato hasta que finalmente salieron a informarme su estado
-¿Y cómo se encuentra?- pregunté muy angustiado
-No se preocupe... Al parecer solo fue un shock por recordar bastantes cosas... usualmente cuando recuerda lo hace solamente por imágenes o sonidos, pero al parecer esta vez recordó algo más... eso fue la causa de su agobio...-
-Me dijo que se llamaba... Daiki- miré el suelo diciendo eso entristecido
-¿Daiki? Entonces tal vez recordó algo de su familia... Al menos cuando despierte podemos estar seguros que nos dirá algo concreto...-
-Si~- me llevé la mano a mi barbilla sintiendo que debía estar a su lado- Puedo...-
-¿Uhm?-
-¿Puedo pasar a verlo?- le supliqué a la enfermera con la mirada
-Si~ pero intente no despertarlo... está muy cansado y sinceramente nosotras también... no queremos que algo más le pase... recordar demasiado puede hacerle mucho más daño que no recordar...-
-Si~ lo haré... gracias enfermera- me incliné
Entré a la habitación muy despacio, vi que un empleado de servicio recogía las cosas; le sonreí tímidamente recibiendo una mirada de compasión, ladeo la cabeza y salió del lugar. Yo me acerqué a Daiki con sumo cuidad, temiendo el despertarlo. Tomé una silla y me senté, viendo como dormía pacíficamente
-Da...- titube ¿Qué pasaría si algo más le sucede?- No temas ya... Yo... estoy aquí contigo... ahora todo está bien... estaré a tu lado hasta que te recuperes-
Acaricié su cabeza con delicadeza, su rostro ahora se tornaba tranquilo y sereno, pero con rastros de lágrimas...
-¿Qué fue lo que recordaste para haberte puesto así?- susurré retirando unos cuantos cabellos de su frente –Dime... ¿Qué es eso que tanto te agobia?-
No podía apartar la vista de él, un sentimiento extraño se apoderó de mí. No quería separarme jamás de él y eso que apenas llevaba 1 semana de conocerlo, y eso 3 días desde que despertó, pero aun así, sentía que debía estar con él, que debía protegerlo...

BY DAIKI
Tras haberme desmayado, una luz intensa comenzó a formarse en mis sueños... después de eso apareció una especie de imagen de un prado. En ese lugar se encontraba Kei, rodeado de bellísimas flores de colores variados. Caminé un poco desconcertado hasta llegar a su lado, lo besé en la mejilla siendo correspondido de la misma manera y al mismo tiempo. Sin palabra alguna nos sentamos viendo el paisaje... era hermoso... un lugar tan mágico que me invitaba a desear quedarme así por siempre hasta que de repente el cielo se oscureció... De un momento a otro una nube de truenos y relámpagos, una lluvia escandalosa y fuerte comenzó a destrozar el hermoso lugar...
Me levanté exaltado y busqué con la mirada a Kei, pero no se encontraba por ningún lugar... Lo llamaba a gritos y corría intentando alejarme de esa nube inmensa de oscuridad, pero la tierra se partió debajo de mis pies haciéndome caer a lo más profundo de un abismo, en el agua... Yo nadaba y pataleaba intentando salir de ese lugar tan tenebroso... el aliento me faltaba, no podía respirar, me sentí morir... “Daiki”... Una voz me hizo reaccionar... “DAIKI”... parecía que se alejaba.
 Salí del agua viendo que me encontraba en un rio de aguas furiosas que me llevaban y me impedían moverme son libertad, estaba dentro de un acantilado o eso pude ver, las enormes paredes se alzaban a 100 o tal vez más metros sobre mi cabeza, el rio me halaba con fuerza, la roca estaba húmeda, me resbalaba... Con un último intento logré sostenerme con fuerza y mirar hacia donde la voz de oía...
Como si mis ojos se convirtieran en telescopio, se acercaron a divisar esa figura sobre el acantilado, el viento movía sus cabellos, un rayo iluminó lo iluminó... era... era... Kei... que me extendía su mano...
Me estiré hasta alcanzar su mano, el me abrazó y me acarició la cabeza... “No temas ya, yo estoy aquí contigo... estaré a tu lado hasta que te recuperes” cerré mis ojos sintiendo que me desvanecía en una luz inmensa...

Abrí los ojos lentamente sintiendo que todo me mareaba, cuando la imagen se hubo aclarada moví lentamente la cabeza hasta llegar al punto en donde una mano se encontraba sosteniendo la mía... esa mano era de Kei...
-K-Kei- susurré su nombre, él estaba volteado hacia un lado por lo que se sorprendió al escucharme o esa fue mi impresión
-Da... Me alegra que hayas despertado... ¿Te encuentras mejor?-
-Si~ -me levanté adolorido, sentía que una tonelada de algo me había caído sobre el cuerpo
-¿Ya... puedes entenderme?- Me miraba confundido
-¿Eh?- tallé mi cabeza sintiendo que el mareo volvía, que todo daba vueltas
-¿Estás bien?- se acercó lentamente a mí, como temiendo lastimarme
-Si~ gracias...- suspiré delicadamente
Me giré para ver en que lugar me encontraba, estaba en la misma cama de hospital, observé todo con detalle, ahora sabía que era cada cosa exactamente y eso me tranquilizaba. Sentí una mirada sobre mí, me giré de nuevo encontrando la mirada de confusión de Inoo, que al parecer no terminaba de comprender
-¿Sucede algo?-
-Ya... ¿De verdad ya sabes quien eres?-
-¿Quién soy?-
Ahora que lo veía, esa respuesta no la podía responder... Tal vez ya recordaba como hablar y entender pero, aun no recordaba de donde era o quien era
-Si... –
-Emmm... Soy... Me llamo...- mi cabeza comenzó a punzar haciendo que llevara mis manos a mis sienes para tallar... el dolor se agudizó sintiendo que estallaba –Ah~ ¡AHHHHH!- gritaba y me doblegaba
-¡¿Qué pasa?!-
-Yo... mi cabeza... –
-¡¡ENFERMERA!!- gritó desesperado al pasillo, abriendo la puerta
En un santiamén, un grupo de enfermeras atravesaron la puerta dirigiéndose a mí, con jeringas y frascos
-Estoy bien... No hace falta sedante- dije con dificultad
-¿Ya recordó todo señorito Ryosuke?-
Y como bomba, ese nombre de nuevo me hizo abrir los ojos, por extraño que pareciera me hacía sentir mejor, ese nombre me hacia sentir como si estuviera cerca de algo cálido y reconfortante... “Te amo”... y siempre esa voz aparecía en mi cabeza... “Daiki”... mi corazón palpitaba muy rápido, comencé a sudar y sentir nerviosismo... necesitaba recordar... “Daiki, te amo”... ese nombre era de alguien importante para mí... probablemente mi novia o mi compañera... “Siempre te esperaré”... O tal vez de... mi novio...
-¡Daiki!- su voz me sacó de mi estado, haciendo que lo viera fijo pues su mano me sacudió fuerte
-Que...-
-¿Si?-
-Que hora es...- baje mis manos sin perder ese contacto visual
-La hora... ¡Ah! ¡La hora!- saco su celular- Son las 5:30...- se quedo como congelado en su lugar
-¿Kei?-
-¡¡¡NOOOOO!!! ¡ESTO NO PUEDE SER VERDAD!-
-¿Qué sucede?-
Estaba desesperado, lo podía notar, caminaba de un lugar a otro jalando su fino y delicado cabello, maldiciendo con palabras (creo yo) no muy convenientes de pronunciar. Estaba alterado y nervioso, pero de un momento a otro esa inquietante actitud fue cambiada por una de lágrimas y sollozos de pena con palabras de culpa hacia él mismo.
-Kei...-
-¡¿Qué?!- me contestó de manera cortante y molesta
Las enfermeras y yo nos quedamos impresionados de lo rápido que cambiaba de ánimo, levanté la mano pidiendo a las enfermeras que salieran, ellas acataron mis ordenes y nos dejaron a sola, cosa que aparentemente Kei no había percatado
-Kei...-
-Que quieres...-
-¿Sucede algo?- Le pregunté un poco temeroso
-Nada...- y me respondió cortante de nuevo
-Ya... ya puedo entender- agaché la mirada, mi voz se escuchaba ida- puedo saber que es cada cosa, que lado es izquierdo y derecho pero lo que no puedo recordar es... quién soy... o que pasó... cómo llegué acá... no soy capaz aún de responder esas preguntas... y luego está ese nombre...-
Suspiré, alcé la vista para notar que Inoo no me estaba poniendo atención, estaba sumido en sus pensamientos o eso hizo notar...
-¿Qué haré?- pronunció lento
-¿Hacer de qué?-
-He dejado mi sueño por tener que hacerme cargo de...- se silenció
-De... mí ¿?- temía la respuesta, estaba consiente que a este chico le había causado muchos problemas, lo que no entendía era el porqué no pudo dejarme...
CONTINUARÁ ------------------------------------à

1 comentario:

  1. waaaa tan lindo Kei *-*
    Daiki está sufriendo mucho
    y waaaaaaaaa
    cómo pudo ver a Kei en vez de Ryosuke en el acantilado >__<
    noooo!!!!!!!!!!!!
    snif snif

    ResponderEliminar