viernes, 4 de mayo de 2012

My beautiful red paint~


A.I.

“~My beautiful red paint~ MI LINDA PINTURITA ROJA”

Título: A.I.: ~My beautiful red paint~
Extensión: One-shot
Género: Drama, policiaco
Idea original: Kyori Akashi Kaikyo~ Kyori15S

Autora: Kira Takahashi Kaikyo~kira320_fafner
Colección: Asesinos Inocentes (A.I)





Aquel día fue escalofriante, en todos mis años de ser detective jamás me había encontrado con algo semejante, un caso que a todos nos dejó impresionados en demasía.
-Oye Kanade-san, hoy ha llegado un nuevo caso
-¿De qué se trata?/sentí cierta emoción al escuchar que había un nuevo caso, ya tenía tiempo que no trabajaba/
-Es de un asesino en serie…
-¿Cuántas víctimas van?
-Mmm no estoy seguro, de los que han reportado son 3 hasta ahora
-¿Tienes los reportes?
-Hai… toma


Me dieron los reportes, éstos estaban como siempre, en un folder beige. Los abrí y pude contemplar que en ellos había algo similar… todos parecían accidentes. Me resultaba muy extraño y creo que a todo el que lo veía, pero era obvio que no lo eran. En ellos había cierta marca, siempre parecía que quitaran de ellos sangre y la ocuparan. Pero lo realmente sorprendente era que las marcas parecían de manos pequeñas, como si de un niño se tratase, las marcas de los dedos no eran muy grandes, la persona de la que pertenecieran esos dedos no pasaba de los 5 años.

Aquel hecho me tenía impactado, anonadado, qué hacían esas huellas ahí. Será que aquel que esté haciendo eso tenía a un niño consigo y lo estaba traumando de esa manera, o estaba “educando” a un niño inocente para que siguiera sus huellas ¿? Mil y un preguntas me hice en ese momento, pero jamás imaginé lo que sería en realidad.

Seguí revisando los papeles con más atención, antecedentes de las personas, etc., y seguí contemplando las imágenes de las personas. Ese asunto de la pequeña mano marcada me daba mucha curiosidad y quería saber de qué se trataba. Trabajé toda esa noche en el caso, era muy interesante, quería descubrir más pistas y creí que yendo a la escena del crimen daría con alguna tan siquiera.

A la mañana siguiente me dispuse a ver a la primera víctima. Esta escena, creo yo, ya debería estar muy deteriorada, pues pasó hace casi 2 semanas. Me dirigí hacia el lugar y vi cómo pudieron haber ocurrido los hechos.

El primer cuerpo era de una mujer, una chica de corta edad, ella no rebasaba los 19 años. Al parecer tenía un hermano de cuatro años y ella se encargaba de cuidarlo, ya que su madre había muerto en un accidente hace 3 meses. La chica había muerto por un “accidente” casero. Se había enterrado un cuchillo en el pecho cuando cocinaba, o eso fue lo que los criminólogos dijeron. Se había tropezado con algo y el cuchillo que traía en la mano, al momento de caer se enterró.

Aquel suceso me pareció demasiado sospechoso, ¿con qué se cayó?, ¿cómo es que eso pudo suceder?... de nuevo, las preguntas no paraban. Este caso cada vez se ponía más interesante y no pensaba dejarlo sin descubrir al culpable.

Después de ver la casa de esa chica me dirigí a la de la siguiente víctima. Esta vez era un hombre mayor, éste se veía que rebasaba los 35 años. La manera en que murió fue muy traumática y dolorosa, me asombré por aquel incidente. Él estaba en su patio cortando el césped. En el patio había una hilera de cristales grandes, recargados en una pared. Al acercarse la pila se le fue encima y… todos se rompieron incrustándosele grandes y pequeños trozos de este material. De nuevo, ¿cómo pasó aquello?, ¿cómo rayos unos cristales se te pueden venir encima?... tenía que ver la siguiente escena.

Fui ese mismo día, aunque ya era tarde, el ver las otras dos escenas me había dejado estático ¿cómo es que alguien pudiera aparentar tales asesinatos como simples accidentes? Al llegar al lugar y ver aquella escena, me sentí… ¿perturbado? Era de las pocas veces que me pasaba eso desde que comencé en ese trabajo. Ahora le había tocado a una niña, ésta tenía alrededor de 10 años. Ella había muerto cuando cayó mal de la resbaladilla y se golpeó la cabeza. Este “accidente” ocurrió ayer, antes de que me entregaran los papeles, así que todavía había mucha gente ahí, y estaban los restos de sangre. Vi esas marcas ahora mejor, y efectivamente, eran marcas de manos de un niño.

Cuando regresé al cuartel, ya era de noche, pero quería investigar más. Las ansias no me dejaban dormir y necesitaba resolver el caso. La satisfacción después de resolverlo siempre es grande, aunque hay algunas excepciones y esta fue una de ella.

Toda la noche me la pasé viendo y revisando los papeles, de nuevo. Necesitaba encontrar un patrón o mínimo una pista aparte de las marcas. Ir a los lugares donde murieron esas personas me sirvió, pero no fue suficiente para descubrir cosas muy importantes, pero sí para imaginarme exactamente cómo sucedieron los hechos.

-¡Hola Kanade!/ Kei me gritó en el oído, tanta fue mi impresión que los papeles que tenía en la mano fueron lanzados hacia los papeles de otros casos, haciendo un desorden en todo mi cuartel/
-¡¿Qué?!/ grité al ver todo el desorden que se había armado y me levante de mi silla, fulminándolo con la vista
-Nada, sólo vine a ver cómo vas/ esa respuesta me dejó extrañado, desde cuando se preocupaba por saber si ya resolví el caso
-Mmm mal creo, no he encontrado muchas pistas que digamos/ suspiré y me volví a sentar
-Ya veo, si te puedo ayudar en algo dime/ eso si me hizo sentir extraño, Kei era de los chicos que no se preocupaba por esto, él era más del tipo que hasta que lo llamaras, se dignaba a ayudarte
-Bien, puedes empezar por ayudarme a limpiar este desastre/ señalé con la mirada a los papeles regados
-Sabes, me di cuenta que ahorita en este momento, estoy ocupado… luego me dices si te investigo algo del caso. Bye bye cycle/ Sin decir otra palabra se marchó del lugar, dejándome con todo el reguero de papeles que él había provocado.

Me puse a recoger y ordenar de nuevo mis papeles y por casualidad la imagen de una niña salió de una de las carpetas. La tomé y observé algo que me dejó impactado. Era de un caso de hace tiempo, unos dos años más o menos. Era una de las víctimas de “el pintor carmesí”, un asesino en serie muy buscado y nombrado. Este asesino ocupaba la sangre de sus víctimas para hacer retratos de ellas mismas en el momento que murieron. Las muertes eran demasiado violentas, martirizaba a las víctimas e impregnaba en sus pinturas su sufrimiento. Aquella foto era de su última víctima, más bien, penúltima, la última fue él mismo, pues se auto-retrató con su propia sangre.

-No puede ser/ dije dejándome caer en la silla/ no puede ser que haya vuelto, él murió…

El pintor carmesí era lo que menos esperaba, pero, ahora comprendí el por qué de las marcas. Esa sangre fue utilizada para alguna pintura. Sin embargo no me cabía en la cabeza que ese asesino estuviera con vida, era simplemente imposible.

La hipótesis parecía correcta, todo acordaba con ese asesino, sólo cambiaba el hecho de que ahora la forma de asesinar era distinta. Ahora parecían accidentes, antes eran asesinatos violentos y llenos de dolor. ¿Será acaso que era uno “nuevo“? Tal vez alguien que quiere ser como él, o tal vez alguien que sigue sus huellas…

Creyendo en mi hipótesis de un segundo pintor carmesí, me puse ahora a buscar información de las personas más sádicas de la zona. Ya tenía una pista y no la desperdiciaría, sólo me pregunté muchas veces… cómo es que se me pudo olvidar el pintor carmesí si fue uno de los casos más asombrosos que resolví.

Al investigar encontramos a tres sospechosos, eran hombres mayores. Los tres eran muy sádicos, les encantaba coleccionar cosas de tortura. El primer sospechoso era un hombre de 30 años, con mucho dinero y, al parecer, una gran cantidad de ese tipo de objetos, hasta la garra de gato. El segundo era de 35 años, no tenía tanto poder, pero él creaba sus propios objetos con ayuda del internet. Y el tercero tenía 32 años, éste tenía una colección de imágenes y revistas con mucha información de varios asesinos, así que creímos que el pintor carmesí estaría entre esos muchos que admiraba.

Varios días más pasaron, pero a medida que sabíamos más de ellos, la probabilidad de que fueran el asesino buscado disminuía. Ninguno era lo suficientemente sádico como para matar a alguien. Nadie tenía esa sed de sangre que caracterizaba a ese asesino. Ni siquiera se acercaban.

Tenía pistas, pero no tenía sospechosos. Revisé una y otra vez los papeles y descubrí que todos los casos, a excepción del último, tenían relación con cierta familia, la familia Kurumi. El primer asesinato fue de la hermana mayor de esa familia, la segunda víctima fue de un tío, y la tercera víctima, no tenía relación con las anteriores. El patrón se rompió en ese punto.

Al reflexionar e investigar a esa familia descubrí un patrón. Todos tenían relación con cierto chico de esa familia, el hijo de la segunda víctima. Éste chico era de unos 14 años, tenía por nombre Makoto, aunque no creyera al 100% que él podría ser el asesino, por su corta edad, había varias pistas que lo delataban. En todos los casos, él estaba cerca de la escena, habían varias personas que decían que él no era muy gentil con su padre y su prima. Con respecto a la niña, era la hermana de uno de sus compañeros de clases, éste no le caía bien. Pero aun así, no creí que fuera realmente el asesino, me lo seguía negando y aun no descifraba lo que tanto me martirizaba… las marcas.

Ahora cada vez que me metía más en el caso, apuntaba a aquel chico. Me estresaba, pues no quería creer que fuera él. 14 años de esas eran suficiente motivo para no querer creer que fuera él.

Ya habían pasado dos días desde que sospechaba de Makoto, y ya estaba seguro que era él. Tenía las pruebas suficientes y con varios compañeros me dirigí a arrestarlo. Sabía que iba a estar en su casa, así que fui directamente ahí. Su madre estaba, ella nos abrió y le dijimos rápidamente de su situación. Ella estalló en llanto

-Oh por Dios, no es cierto
-Lo sentimos, pero es la verdad/ Kei habló con ella
-No es eso, es que él ahora está con Akaku, mi pequeño sobrino en su habitación

Al oír eso no esperé más y salí corriendo hacia la habitación mencionada. Oía voces que me decían que esperara un poco, pero les hice caso omiso.

Entré a la habitación y me quedé estático. Primero visualicé mucha sangre en el piso, alcé poco a poco la mirada y aprecié el brazo, ese brazo no pertenecía a quien yo creía. No pertenecía a Akaku, sino a Makoto. Gran fue mi sorpresa a alzar más la vista y encontrarme con tal escena. Makoto estaba muerto. Junto a su cuerpo estaba Akaku, jugando con la sangre, parecía feliz. Junto se hallaban varias hojas de papel, donde eran plasmadas sus pequeñas manos. Mi asombro no se detuvo allí, pues ese niño me volteó a ver, yendo después a su caja de juguetes. La abrió y sacó un cuadro. Cuando logré ver la imagen dentro de aquel marco sentí mis piernas fallar y un frío recorrer mi cuerpo. La imagen era del pintor carmesí. ¿Pero cómo?, si esa imagen estaba perdida. La policía ni los investigadores y detectives privados la lograron encontrar. Entonces, ¿qué hacía allí?

 Debajo de la pintura había un espacio, en ese espacio estaban marcadas varias manos. Akaku se dirigió hacia la sangre de nuevo, y manchó su mano derecha con ésta. Plasmó su mano junto a las otras, dando a entender que aquellas marcas eran de sus anteriores víctimas.

Fue a su juguetero y volvió a depositar la pintura ahí, sacando ahora varias hojas blancas. En ellas habían dibujos, me acerqué un poco a esos dibujos, mi cuerpo reaccionó solo. Los tomé y pude ver como en el primer dibujo estaba una mujer, dos hombres y, al parecer, él. Habían grandes manchas, simbolizando la sangre. El segundo dibujo fue de una chica, unas escaleras y él de nuevo. El tercer dibujo era de otra chica, junto un cuchillo y él. La cuarta fue del hombre y él empujando los cristales. La quinta fue de una niña en el parque mientras él la empujaba de una resbaladilla. Y el último era el que estaba haciendo ahora. Era de él sobre la cama con unas tijeras y su primo, al parecer durmiendo.

Me quedé sin palabras, jamás había visto ni siquiera imaginado algo semejante. Ese niño dibujaba la muerte de sus víctimas. Tal como el pintor carmesí, pero la diferencia era que ahora, ¿cómo juzgaríamos a un niño que ni siquiera sabe diferenciar lo bueno de lo malo? Oí como me llamaron desde la puerta, voltee y vi a Kei. Él parecía impresionado a igual que yo. Oí las voces alejarse, después no oí más ruidos y mi mundo se volvió negro. Me a parecer me desmallé por la impresión.




yo sé que este fic sonaba a otro final... no me gustó como me quedó... pero espero que no sea tan fail
me faltó mucho u_u
es que lo escribí para la escuela, tenía que ser un cuento todo fantasioso y de magia, pero terminó así. XP
Espero no se aburran

7 comentarios:

  1. KIRA TU MUY BIEN PERO MUY BIEN EHEE ESPERO K SIGAS ASI Y SOBRE TODO K NUNCA DEJES SUS SUEÑOS ABANDONADOS YA SE K NO LO VAS HACER PERO PUES TE LO KERIA RECORDAR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TT^TT
      arigato gozaimasu ^^
      demo... za me confundi...
      quién eres? waaaaa gomene u_u
      demo za sabes... lo despistada que soy... si eres quien yo creo ^^u
      mis disculpas... ammm
      y pues... no los abandonaré tan fácil... gracias de mi kokoro ^^

      Eliminar
  2. se me olvidaba la historia es muy completa y entretenida una ves k empiezas a leer no puedes dejar de hacerlo pork el trama de la historia lo tienes k ir descubriendo conforme vas leyendo y nunca me imagine k un podre ñino de 5 años tuviera esa imaginación mas bien esa crueldad para matar a tus victimas y mas k eran de su propia familia eres una chica muy especial y con esas habilidades des escritora puedes llegar muy lejos de todo corazón te deceo lo mejor y ya sabes viene lo mejor jejeje :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmm qué bien que ya recordaste entonces... ^^
      ammm eres Oscar???
      mis disculpas... demo no puedo adivinar quien eres TT^TT
      hai~ por eso son de la colección AI (asesinos inocentes)
      hasta está en las etiquetas... después subiré más de esta colección n_n
      para eso es un blog ^^
      y ammm no considero que tengo habilidades de escritora...
      me falta mucho para que sea buena en esto...
      gracias... yo también te deseo lo mejor...
      y hai~ viene lo mejor... ^^

      Eliminar
  3. poes llo opino q estubo bien por la forma de señalar los lugare de donde estaba el personaje la escritura el decenlace el cambio repentino de la hitoria y muy pero muy bien
    dylan =j

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ohhh gracias Dylan...
      me agrada que te haya gustado...
      fue para LEOyE jejeje
      con Wilma...
      XP
      le di la historia y aun así se atrevió a ponerme 9 ¬¬
      pero eso es otra historia
      jejeje
      muchas gracias por comentar
      se te agradece desde el fondo del kokoro...
      ya sabes ^^
      bye bye cycle
      y se te extraña tottemo tottemo ^^

      Eliminar
  4. me encantoooo!!
    estuvo buena la historia
    de misterio y el niño
    waooo..me quede pensativa
    xD!!..soy la maky >.<

    ResponderEliminar