lunes, 7 de mayo de 2012

Ai no hana cap 1~ second version

第一話: “はじまり~EL COMIENZO”


---NARRA YURI---

Si...  es verdad... desde hace tiempo que ya sabía que no era un chico normal, siempre he sentido que no encajaba en este mundo por más que lo intentaba, por más que intenté ser como cualquier otro no podía, y eso es porque... porque.... yo.... yo... no soy... “hombre”.

-“tsk... me duele mucho el pecho...”-

-“¿seguro que no te golpeaste en algún lado?” Decía mientras me sobaba el pecho con un tipo de ungüento extraño

- ¬¬ “mamá... ¿crees que soy tan tonto como para no darme cuenta de que me golpee?”

- n.n “bueno, con lo despistado que eres no me sorprendería”

-¡¿O.o?! “gracias” ¬¬

- n.n “no te enojes hijito, es solo que mamá se preocupa por tu bienestar”

- ~suspiro~ “lo se mamá”

No sabía por qué, pero me sentía bien siempre que mamá estaba a mi lado... Ella siempre me había cuidado exageradamente desde que mi padre nos abandonó para irse al extranjero, prometió que nos enviaría dinero pero jamás llegó; mi madre para no preocuparme me decía que todo estaría bien con una sonrisa en el rostro, pero siempre supe que algo fallaba, solo tenía 7 años cuando eso sucedió...



Ella comenzó a trabajar en una clínica, como conserje de medio tiempo, pues tenía otro trabajo como mesera en un restauran familiar, ella era muy bonita y joven, pues me tuvo a los 15 años de edad, era responsable y se preocupaba mucho por mí, y aunque intentaron persuadirla para dejarme en un orfanato diciendo “que sería lo mejor” ella jamás escuchó, siempre fue su sueño ser madre y ahora que lo había logrado no lo dejaría ir, yo la admiraba tanto, era tan fuerte, tan hermosa, tan capaz, y no pedía ayuda, era autónoma, y prometió cuidarme ella sola sin necesidad de un hombre a su lado... y, aunque mi vida no era del todo placentera jamás me importó, pues el solo tener a mamá cerca me bastaba... era feliz... realmente feliz...

Acabo de cumplir los 16 años , ya hace cuatro años que vivimos en un pequeño departamento a las afueras de la ciudad, pues fue el más económico que pudimos encontrar, entré a segundo de secundaria y estoy en primer lugar de promedio general de toda mi clase y generación, y no me sorprende pues solo estoy para estudiar debido a que mi madre no me dejó trabajar para ayudarla, aunque insistiese  al punto de casi chantajearla para que me dejara hacerlo, pero no funcionó (¬¬ jeje no es que no lo hiciera jeje), el ir en primer lugar era lo menos que podía hacer por ella, y, aunque tenía problemas con los pagos y el hecho de que fuera pobre hacia que mis compañeros me despreciaran, jamás le tomé importancia y no se lo dije a mamá, así no la preocuparía más de lo que ya estaba....

-“y bien hijito, ¿ya te sientes mejor?”

- n.n “si, gracias mamá”

-“menos mal”

-“mamá...”

-“¿si?”

-“emmm... bueno... ¿podrías dejar de llamarme hijito?”

-“¡¿eh?! ¿Por qué?

-“mmm... es que.... suena muy infantil y ya soy grande... ya cumplí los 16 años” dije haciendo pucheros

-Está bien... “hijo” me respondió con una dulce voz

Todo parecía perfecto hasta que...

-“SEÑORITO RYUSEI NAEKI DE 2° A URGE SU PRESENCIA EN LAS OFICINAS” dijo la señorita por en el alto parlante a la mitad de las clases

Yo me dirigí lo más rápido que pude hacia la dirección, mi corazón estaba inquieto, estaba acelerado, presentía algo... la noticia más temida para mi había llegado...

-“¿Me llamaban?” dije con un hilo de voz al entrar

-“Ryusei... emmm... bueno... “no pudo decir más que eso, su cara envejecía, no era nada agradable la noticia que me darían... lo presentía...

-“tu madre...”

-“¿Qué le paso a mi madre?”

-“Bueno... Ella... el trabajo en el que estaba, de mesera... bueno... fue bombardeado... un ataque terrorista lo consumió todo... no hubo sobrevivientes...”

-((o.o)) “yo... mamá... MAMAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!”

Me desesperé ante esa noticia, corrí, pero me detuvieron, yo solo gritaba “mamá, mamá... MAMÁ” mientras lloraba desesperado, no podía aceptarlo, no podía creer que ya no vería su dulce sonrisa, no podía, no quería, entre todos me agarraron, no podían contenerme, en ese lapso de tiempo perdí la cordura, solo quería estar con ella, quería estar ahí, y fue cuando perdí el conocimiento...

Desperté en una habitación del hospital, me puse tan mal que me tuvieron que sedar y, como casi dejo de respirar me pusieron un aparato que cubría mi boca, no podía moverme, y entonces oí hablar a alguien en el pasillo, la voz parecía la de un señor mayor y uno más joven, estaban hablando acerca de ”el atentado” o eso fue lo que alcance a oír, fue entonces que recordé “Bueno... Ella... el trabajo en el que estaba, de mesera... bueno... fue bombardeado... un ataque terrorista lo consumió todo... no hubo sobrevivientes...” no pude evitar derramar lágrimas, sabía que ya no la volvería a ver, estaba deshecho, quería morirme también, ya no tenía nada por lo que seguir viviendo, mi vida era un desastre, para qué vivir, la persona a la que siempre amé había desaparecido, se había alejado de mi lado, y ya no volvería nunca más...

Cuando me vi recuperado, no sabía a dónde ir, conocía a… nadie y sabía que la deuda del hospital sería muy cara, no sabía cómo decirles que ahora vivía solo...

-“señorita... disculpe... enfermera...”

-“¿si?, ¿Qué sucede pequeñín?”

-“este... Bueno... hay un problema... mi madre acaba de morir y no tenga a nadie más... no sé cómo pagar la cuenta del hospital”

Ella hizo una cara larga, sus ojos se cristalizaron, como queriendo llorar y me respondió

-“Descuida pequeño... ya está pagada, tus maestros y compañeros han cooperado para pagarla... no tienes por qué preocuparte... todo está bien... “

No supe cómo reaccionar ante esa respuesta, ¿todos cooperaron?, pero, creía que me odiaban, ¿Por qué lo hicieron?...

Cuando salí del hospital, me fui muy desanimado y lento a mi casa, no quería llegar, sabía que nadie me esperaría...

Fue entonces cuando lo vi... era un chico de buen parecer, de unos 21 años, cabello lacio y castaño, ojos color marrón y tez clara, parecía muy fina su piel, suave y lisa... estaba recargado en el frente de la puerta de mi departamento, observaba (creo yo) el atardecer (si ya era tarde, me hice las horas caminando :P), me acerqué e intenté ignorarlo pero eso no funcionó, él me observó y solo sonrió lo que hizo que mi corazón se acelerara (cosa que fue rara u¬¬)...

-n.n “hola” me dijo con una amplia sonrisa tierna

-“Ho... Ho... hola”

-“¿Tú eres Yuri?”

-“¿Quién lo pregunta?”

-¿¡O.o!?“Emmm... ¿Yo?”

- ¬¬ “y quien eres tú”

- “valla sí que eres muy lindo” n.n

- O.O “¿¡eh!?”

-“Me llamo Yuya, mucho gusto” hizo una pequeña reverencia y luego extendió su mano

-“y qué quieres de mí” ignorando su mano (ups: P)

 -n.n “jeje eres muy maleducado niño, ¿lo sabías?”

-“si “¬¬

-“jaja kawai... si no supiera que eres él  ya te habría robado y violado tan solo por tu encanto” n.n

- (O.o) °°°   “¿¡EHHHH!? “

-“no... Nada”

Abrí la puerta un tanto apresurado pues este tío no me daba buena pinta

-“¿¡are!?... ¿por qué no abre?” dije algo extrañado pues por más que lo intentara y le diera vueltas la llave no giraba

- “seguro que lo haces bien’”

- “por quién me tomas >.<”

-“sólo decía... si no tienes con quien quedarte... ¿Por qué no vienes a mi casa?”

-“no gracias, no sé tus intenciones... además no te conozco y es demasiado sospechoso que justamente te encuentres aquí, parado ofreciéndome tu ayuda en una situación en la que acabo de perder a mi madre, y que misteriosamente la llave de mi apartamento no abre la puerta y que por tal motivo tú te ofreces a brindarme tu ayuda, que yo al ser  tan inocente acepto desesperadamente y al llegar a tu casa me entero que eres un aficionado a los niños  e inevitablemente me secuestras y me obligas a hacer travesuras  con las cuales yo me veo realmente afectado más de lo que ya estoy y eso provoca que me calle y no hable poniendo así tu victoria sobre todo “¬¬

-O.O°°° “j aja j aja j aja j aja” dijo riendo como loco y agarrándose la panza “no me malinterpretes niño, solo te ofrecí mi ayuda y eso era todo, con un sí o un no bastaba, de todas formas no era muy lejos a donde te llevo, mi casa esta justo al lado de la tuya” nwn

-“¿¡EHHHHH!?

-“soy tu nuevo vecino, bueno no sabía quién vivía al lado ya que no parecían estar, de hecho, creí varias veces que estaba sola la casa”

-O.o°°°

-“aunque tengo que admitir que me agarraste, soy cien porciento adorador de niños, por eso trabajo en una guardería, jeje pero no los adoro  de la forma en que tú crees, además, aunque realmente me pareces kawai ya tengo novia y no quiero engañarle con chicos menores  pues no soy asalta cunas” n.n

-O.o

-“No pongas esa carita de sorprendido, si lo haces realmente me retractaré de lo que te acabo de decir anteriormente y en un futuro estaré en la cárcel por secuestro de menores”

Yo solo lo miraba mientras él hacía gestos extraños mirando hacia otro lado

-“bueno si quieres venir estará abierta la puerta, no me gustaría que pasaras la noche fuera”

Diciendo esto se metió a su habitación y dejó, como dijo, la puerta entre abierta.

Me fui a un parque cerca en donde solía ir a jugar y descansar después de los exámenes con mamá, íbamos para despejarnos pues ambos descansábamos de nuestros trabajos, ese era un parque muy significativo para mí, pequeño pero significativo, estaba en el columpio pensando en qué se supone que iba a hacer, no tenía donde quedarme, mi llave no habría mi supuesto departamento y estaba solo en este mundo, ¿Qué sería de mí?, ya anochecía, las luces del parque ya se encendían, todos se retiraban y me quede aun más solo en esa noche oscura, no sabía qué sería de mí...
CONTINUARÁ----------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario