domingo, 21 de julio de 2013

In the dark

¡¡Y porque Miri lo pidió!! *Le apunté con un arma (una galleta de animalito) a la autora hasta que terminara este capítulo yeyy!!* Les traigo esta conti :)
Adoré mucho~~ pero... la leí por partes XDD
A ver qué les parece :BAILAAA: :BAILAAA: 



Capítulo 2: “ROSE ENTRE DOS MUNDOS” (Parte 2)

Yamada: -¡Yo hago lo que quiero en mi cuarto!- vacilaba al menor de los vampiros.
Chinen: -¡No es solamente tu cuarto! Así que o te vistes o ¡TE VISTES!- 
Yamada: -No quiero y no lo haré-
Chinen: -¿Ah no? – ya estaba más que harto de la forma tan agresiva de responder del mayor. Por tal motivo, sin pensarlo dos veces, se introdujo en aquel pequeño cuarto limitado por cortinas y comenzó a tomar ropas del suelo para lanzarlas contra Yamada.
Nakajima: -Chicos, ya llevan discutiendo por bastante tiempo. Las clases empezaron hace ya casi 15 minutos – observaba su reloj de mano, a él no le gustaba llegar tarde a clases.
Yamada: -¡¿Qué crees que haces?!- se exaltó al ver recoger las prendas al menor.
Lo cierto era que por estar discutiendo con Chinen, a Yamada se le había olvidado el minúsculo detalle de que alguien más, a parte de ellos tres, se encontraba presente en la habitación. Aquel demonio intentaba no moverse de su lugar cuando divisó al otro vampiro acercarse para retirar las prendas del suelo que cubrían su cuerpo. 
Yamada: -¡Deja eso!- gritó lanzándose contra el menor, arrebatando las prendas y tirándolas en el mismo lugar.
Chinen: -¡No me toques tan confianzudo!- gruñó molesto al instante.
Nakajima: -¡Basta a los dos, es suficiente!- 
Yamada: - No tienes derecho a tocar mis prendas, y me cambiaré en cuanto salgan de mi habitación así que... ¡LARGO!- 
Al fin había recordado el motivo de su desnudez y si no se apresuraba en concluir esa discusión descubrirían al demonio. En todo caso, ya estaba sintiendo el pudor de permanecer sin ropa. 
Chinen: -Eso lo hubieras dicho antes- y una vez terminada la frase, tomó a Nakajima del brazo para arrastrarlo al otro lado de la cortina, cerrándola.
Al fin el demonio pudo respirar profundo una vez visto que se habían alejado, así que salió sin previo aviso por entre las ropas. No tomó mucho tiempo para que, al alzar el rostro, Arioka se encontrara con una imagen que no esperaba ver, sintiendo los colores subir por su rostro.

Aun siendo un demonio problemático, ciertamente en su vida había llegado a ver persona alguna sin ropa. Aquel chico que, ahora, se encontraba parado al frente mostrando su perfecto cuerpo en su totalidad, sería descrito como “chico perfecto” en términos para Arioka. 
Su corazón dio vuelcos inesperados. Nunca se había sentido tan atraído físicamente por alguien, incluso por muy poca ropa que llevaran. Mil preguntas se formulaban en su cabeza, ¿Él con ese tipo de fijación en un vampiro? ¡NUNCA!
Arioka: -Ponte algo de ropa, no todos disfrutamos del panorama- atinó a decir luego de recuperar un poco la conciencia, desviando con agilidad la mira hacia un extremo vacío del cuarto. 
Yamada estaba girando un poco su cuerpo hacia la cortina, verificando que ya se hubiesen retirado, así que aquel comentario del demonio fue inesperado. Al girar la vista y ver que se levantaba, se percató de a qué se refería con esa frase. 
Apenado, dio un ligero grito agudo y se dejo caer de rodillas al suelo, jalando unas prendas para cubrirse y dedicarle una mirada de reproche al demonio, como juzgando que se atreviera a verlo desnudo, sin embargo, el ligero sonrojo que tintaba sus mejillas hacía creer todo lo contrario. 
Arioka: Sorprendido, no dejaba de ver la reacción tan extraña del vampiro. –No esperaba eso- 
Yamada: Aun sonrojado, le lanzó su camisa – ¡Deja de observarme con cara de hambre!- refiriéndose al hambre carnal.
Arioka: entendió a la perfección pues estaba más que familiarizado con esas frases –Me ofendes narcisista. Nunca te vería más que con ojos de asco-.
Ante tal respuesta, Yamada permaneció estupefacto. Ahora que analizaba bien, ¿Acaso le había dicho al demonio que éste lo deseaba? De ser así, parecería más una frase de Chinen que suya. ¿Se estaba contagiando del narcisista modo de pensar de Chinen? Aquello lo hizo enrojecer de vergüenza, enojo a sí mismo y enojo a Chinen por haberle pegado esa parte suya. 
Yamada: -Sólo fue una broma- terminó por levantarse y darle la espalda al demonio, empezando a vestir su cuerpo con rapidez antes de que otra cosa pasara.
Arioka: Detuvo su andar al oír aquello, de verdad que ese vampiro era un caso distinto. -¿Una broma? Y exactamente ¿Qué tipo de relación tenemos para que quieras hacer ese tipo de bromas conmigo? No somos ni rivales, ni verdaderos conocidos para que juegues así.-
Yamada: Estaba colocándose la camisa cuando oyó aquello. Tanta razón que llevaba. –Es mi forma de ser, no me juzgues. Ahora ya vete, no quiero meterme en más problemas.- Estaba abrochando su camisa.
Sus reacciones invitaban a Arioka a molestarlo. Aunque se supone que era su “deber” odiar a los vampiros, nunca realmente lo sintió así, puesto que él quería pertenecer a ellos para ya no sufrir más.
No deseaba ser catalogado de traidor y por eso es que nunca le mencionó nada de eso ni a Takaki ni a Yaotome. Además, nunca dejaba que se metieran en su vida privada.
Sea cierto o falso, un algo lo estaba impulsando a querer molestar a ese vampiro. ¿Acaso siempre era molestado? De ser así, comprendía perfectamente el por qué. Tanto sus reacciones como su manera de hacer frente a todo eran suficientemente atrayentes. Por ese motivo, movido por sus deseos de diversión, se acercó a Yamada aprovechando su guardia baja. 
En instantes, se encontraba estirando sus manos a cada lado del cuerpo del menor, como queriendo abrazarlo. Lo que no sabía Arioka, es que, aquel acercamiento repentino hacia Yamada había sido detectado, pues siendo un vampiro, el calor que producía el cuerpo del demonio era muy elevado como para que lo sintiera la fría piel de su presa. 
Yamada: sintió la creciente elevación de temperatura a su espalda y, pensando que era un ataque, reaccionó tan rápido que ni el demonio pudo ver el movimiento -¡Ah!- fue lo primero que sus labios pronunciaron cuando giró su cuerpo.
Arioka estaba estático. Ahora podía ver ese rojo carmesí tan perfecto y aquel brillo que traviesamente dibujaba inocencia en la mirada del vampiro. Su corazón reaccionó ¿Reaccionó? ¡Si! ¡Era correcto! ¡Un tumb (doki doki) tan claro como una gota de agua pura se había logrado sentir en su pecho! Suerte para él que nadie más escuchaba su palpitar ¿Verdad?
Yamada, por el contrario, no pudo evitar nerviarse de la cercanía de ambos. Para mala suerte, su piel tan pálida hacía más obvio el teñir de sus mejillas, cara y oídos.  ¿Por qué se encontraba de esa manera? ¿Era la cercanía? Esa explicación parecía correcta si en todo caso, Nakajima no se acercara de esa manera a su rostro, nunca había reaccionado así con él, entonces, ¿Cabía la posibilidad de sentirse intimidado? Eso también se descartó pues, a diferencia del primer encuentro, era el demonio quien estaba vulnerable ahora ¿Entonces qué era? ¿Qué pasaba con los nervios y el palpitar acelerado del pequeño vampiro?
Arioka: -Lo siento...- al fin hubo rompimiento al silencio formado.
Yamada: -N-No te disculpes... o mejor... ¿De qué te disculpas?- no pensaba claramente. 
Es normal que para estos momentos, ambos ya se hubiesen separado pero, aún seguían en la misma posición. 
Arioka: -No lo sé...- sus ojos se posaron ahora en los labios del menor. Un brillo de emoción invadió sus ojos. Deseaba... ¿Deseaba besarlo?
Yamada: -Entonces no te disculpes...- pudo notar que el demonio miraba sus labios. ¡No estará pensando hacer lo mismo de la otra noche ¿Verdad?! Ahora no estaba amenazándolo.
Arioka: -Está bien...- bajó sus manos, no estaba pensando claro y no quería hacer nada de lo cual se arrepintiera. Por tal motivo, cerró sus ojos y comenzó a separarse antes de que algo sucediera.
Al ver esa reacción, Yamada quiso tremendamente que se repitiera lo de la noche anterior. ¡¿Qué rayos le pasaba?! ¡¡QUERÍA BESAR AL DEMONIO!! Y con la mente en blanco por el shock del momento, sus emociones le ganaron al cerebro cuerdo. 
Yamada: -¡No!- dijo tomando al demonio por sus ropas y halando a su ser, juntando sus labios tan rápidamente que daba la impresión de ser un beso robado ¿Y no lo era? ¡Claro que lo era! ¡ESTABA ROBÁNDOLE EL BESO QUE EN LA NOCHE ANTERIOR ÉL LE ROBÓ!
Arioka apenas pudo parpadear de la impresión. Nuevamente era knockeado por el atrevimiento del vampiro. ¡¡¿Besarlo?!! ¡MORIRÁ EN EL INFIERNO! Sin embargo, ¿a quien engañaba?, también deseaba hacerlo y suerte que era él quien había comenzado. Ahora simplemente se dejaría llevar por el otro, correspondiendo de manera inmediata al beso del menor.
Yamada se sorprendió ante su respuesta positiva, pero no quiso pensar en nada más que en continuar. Ladeo la cabeza intentando profundizar más el contacto, moviendo con lentitud sus labios y sintiendo rápidos choques eléctricos por todo su cuerpo. Esa ráfaga intensa de sensaciones elevó su temperatura, haciéndole respirar más a prisa (además de no poder respirar mucho por el beso).
Por parte de Arioka, no solamente sentía el contacto del menor tan placentero. Antes ya había besado, de hecho, Takaki y Yaotome lo obligaban a tener citas con los del internado para acrecentar su poder. Eran técnicas que todo demonio debía poseer, desde conquistar hasta lograr manipularlos. Pero, aún siendo un tanto experto en el tema de besar, la forma tan novata del vampiro probaba que era primerizo. Su torpeza y paciencia estaban haciendo que el demonio se comenzara a “derretir” en las entrañas, posando instintivamente sus brazos alrededor de la cintura contraria.

Continuará....

Bonus de la autora:
Esta vez se actualizará más rápido (¿?) O no... Aún me debato (= *)... Pero a lo que vine! En esta ocasión hice un bonus de spoiler!! Yayh! –se hecha confeti y se oyen trompetas y tambores al fondo- Bien, bien! Pues.... Seré breve...
Daiki se meterá en graves problemas por aparecer en el internado! (°O°) Y no solamente eso... En capítulos posteriores pondré sobre la relación entre esos tres demonios... Además de poner el cómo Daiki llegó a la habitación de Ryosuke (*w*) es algo sobre sus poderes (:’D).
Por otra parte, Chinen y Yuto comenzarán a proteger a Yamada por un acontecimiento que casi le cuesta la vida (¿?)... Esto y más en ITD! Síganme (;’3).

1 comentario:

  1. ¡WAAAAAAAAAAAAAAAA! *________________________* ¡Me encanta! >.<
    ¡Díos mío! Ahora sí que mi pequeño corazoncito Ariyamadista ha quedado totalmente saciado! *3*
    Ese afán que tiene Daiki por querer molestar a Yamada, es el mismo que tiene Hikaru por molestar a Keito xD Es inexplicable xD (Más bien Hikaru molesta a todo el mundo xD)
    Cada vez me gusta más esta historia! ^3^

    ResponderEliminar