domingo, 16 de febrero de 2014

This day and never again Capítulo 1

Ámenme... *A*... Ok no -ignorenla, quiere amor (????)- jajaj ya! pasando eso de lado...
Les traigo fic recien salido del horno! *A*!!! No sé a cuantas les ha gustado este TakaChii que estoy escribiendo pero... espero sea de su agrado este primer capítulo con el cual comienzo este pequeño serial >w<!!
¿Cómo nació? Ni la autora lo sabe xD... solo sé que quise escribir un fic con esta temática... en TakaChii xD ya que poco escribo de ellos.... y de otras parejas... pero bueno... apenas estoy experimentando (?)
A mis bellas lectoras, gracias por sus comentaris, me hacen esforzarme por subir pronto las continuaciones... Las adoro por eso porque, una escritoria sin lectoras es como una vida sin razón *A*!!
Las adoro mis pequeñas! -si, pequeñas, no importa que sean mayores- *w*
Disfruten darings >w<! -que barbarie que Kira luego me remarcará xD-

CAPÍTULO 1: DESEOS OCULTOS


Apenas el sol comenzaba a salir, aclarando el bello cielo en tonos azulados claros y rojizos desde donde se asomaba, el mayor de los dos amigos, ya levantado, recogía un poco de ropa tendida desde ayer sobre los hilos.
El menor, aún envuelto en cobijas sobre la cama, comenzaba a abrir los ojos con los ruidos y movimientos que el mayor estaba haciendo.
-¿No planeas levantarte? ¡Mira la hora!- reprochó, colocando las manos sobre su cintura al entrar y descubrir al menor postrado aun sobre la cama.
-¿mmh?- apenas y se removió, cubriendo sus ojos con la cobija en la que estaba enrollado.
-Yuri… Si no te levantas me veré obligado a ir por ti- sentenció al menor.
-Calla… intento dormir-
-¡¿Dormir?! – observó el pequeño reloj de mesa,
-Dormir~ -arremedó somnoliento las palabras exaltadas del mayor.
-¡Chinen Yuri! Te levantas ahora o ¡Juro por mi nombre y honor que te violaré hasta el cansancio!-
El menor permaneció reposado en la cama, abriendo los ojos con delicadeza para verle apenas. – Viólame todo lo que quieras~ sólo déjame dormir- susurró nuevamente cerrando los ojos.
-¡Que ya!- Caminó con pasos ruidosos hasta la orilla de la cama, despojando al menor de las cobijas haciendo que éste se encogiera debido al frío que su cuerpo repentinamente sintió.
Su cuerpo tiritaba con bastante fuerza. No había sido nada amable el mayor, aun sabiendo que se había desvelado debido a asuntos importantes. No tuvo más remedio que ceder ante los constantes regaños, incorporándose en la cama con pesar y viendo al mayor.
Éste vestía un delantal rosa pastel con un enorme oso en el frente. Su cabello lo tenía recogido en una graciosa coleta que no hacía más que alborotar sus cabellos en la parte del fleco y el pijama a cuadros no le hacía ver más hombre. Sonrió de lado con una risilla burlona.
-Pareces un ama de casa… O una esposa despertando al marido en un día domingo-
-Ama…- arrugó la nariz haciendo una mueca de desagrado- lo que sea, no es domingo, es inicio de semana y si no te apresuras llegarás tarde a casa.-
-Ya voy…. Cariño- dijo en un tono burlón que, a la par que enojaba al mayor, también sacó una sonrisa de sus labios.
Chinen le dio la espalda para buscar sus sandalias, Aquella espalda totalmente blanquecina, delicada, tersa y lisa. Takaki, solamente observaba con cuidado los movimientos ajenos.
Sonrió de manera irónica y se acercó. No había notado que Chinen gustaba de dormir solo en ropa interior, unos bóxer para ser más exactos, dejando a la vista todo el esplendor de su demás cuerpo desnudo.
No era alguien que pudiese presumir un cuerpo perfectamente torneado, ni tampoco un cuerpo esquelético. Era más bien del tipo de chico que gustaba cuidar su salud. Hacia ejercicio contaste para no subir ni bajar de peso, manteniendo la condición física. Colaboraba con los quehaceres de la casa y gustaba de preparar su propia comida, ya que tenía una dieta y menú especial para el cual había trabajado y estudiado bastante. Su piel siempre hidratada e impecable. Sus cabellos, aunque víctimas de los teñidos y colorantes, aún se mantenía manejable y suave, pero lo que más le sorprendía al mayor, era que seguía manteniéndose tan juvenil y radiante de energía. Aquella que no había perdido desde que, en tiempos de su juventud, gozaba.
-Yuya~ no encuentro mis sandalias~- chilloneó el menor, postrado sobre la cama boca abajo, con un brazo colgando a un lado de ésta.
-Están justo debajo de tus dedos- sonrió, acercándose e inclinándose para tomar las sandalias, viendo las finas manos del menor.
En cierto punto, Takaki había creído ya varias veces de la posibilidad de que Chine hubiese sido adoptado, pues, por muy parecido a sus padres y hermana, estaba definitivamente en otra categoría.
Gozaba de una extrema belleza, delicadeza, aquella que solamente poseen los príncipes de cuentos de hadas o e tierras lejanas.
-Oh~ ya~ -susurró cerrando los ojos.
-Yuri…- resopló resignado al saber que no le haría caso.
-Lo siento… Me siento cansado… - abrió sus ojos, tan suavemente que ni la cámara lenta podría captar lo bello de su mirada somnolienta en esos momentos.
Yuya no pudo abrir los ojos al ver ese pestañar del menor. La luz que penetraba por la ventana, había dejado escapar un as que había dado justamente en los ojos de Chinen. Ante esa imagen, un quedo y simple palpitar se logró sentir, cautivado por la imagen que el mayor pudo observar leves instantes antes que el menor hablara con su voz somnolienta.
-¿Pasa algo? Te me quedaste mirando…. Ya me levanto- susurró, dirigiendo el torso de su mano hacia su rostro y tallando un poco su ojo derecho.
-No…- cerró los ojos y se levantó- Estaba esperando a que reaccionaras. Ya es hora de desayunar-
-¿Hiciste mi plato favorito?-
-Como te gusta… Un simple vaso de leche al tiempo. Ahora, levántate y toma un baño-
-Voy~-
Cada uno tomó su respectivo camino. Sin embargo, algo incomodó al mayor de los dos. Aquella imagen difusa no podía borrarse de su mente. ¿Desde cuándo es que el menor de los dos había comenzado a ser descaradamente tan atractivo? Bueno, todo ese tiempo habían convivido juntos y tan acostumbrado estaba a su presencia que poco notaba algún cambio. Incluso cuando llegó con el cabello casi rapado, lo había notado una semana después. Así era de despistado, así era su mera manera de ver a su alrededor.
El incesante palpitar del corazón le hicieron llevar su mano al pecho para con eso intentar calmarlo. Sus pensamientos revoloteaban. ¿Qué significaba aquello?
La respuesta bastante sencilla, no iba a ser respondida hasta más tarde, luego de comprender el error que cometía ante un juramento roto.

CONTINUARÁ~

2 comentarios:

  1. Juramento roto?? O.o necesito saber qué pasó asgdfhfshkg
    Ese Chii es tan bonito asdfgjhsfhjbdfb *______* y Yuyan ni se pierde de esa belleza andante lol
    Te amo por dar conti *^* y espero puedas dar mas prontito adfgdgvnkhf

    Byee byeeeeee

    ResponderEliminar
  2. YOO QUIERO SABER MAS!
    Adoro a Chinen en los fanfics, adoro todo lo ue tenga que ver con el mocoso xD
    Por favor continúalo prontoo!! ya ya ya si es posible y mas largo, me encanta, por fis, se nota interesante y asdasdasd Chinen y Takaki desde Francia me gustan más xD ♥

    ResponderEliminar